Escándalo de corrupción y posible existencia de una red de prostitución remecen a Miss Venezuela.

La organización del concurso Miss Venezuela anunció la suspensión del histórico certamen, el cual se ha llevado a cabo desde 1952 en ese país. La decisión se da en medio de un escándalo de corrupción y de la posible existencia de una red de prostitución protagonizada por ex participantes del certamen. El grupo Cisneros, conglomerado de medios de comunicación encargado de promover el concurso de belleza, explicó la determinación y a través de un comunicado señaló que “se ha tomado la decisión de iniciar una revisión interna para determinar si algunos de sus relacionados, durante el curso de sus gestiones, ha incurrido en actividades que quebranten los valores y la ética del certamen”. Los vínculos entre las modelos, la empresa petrolera PDVSA y sus ex dueños El certamen, que se encuentra acéfalo desde febrero de este año, está en la palestra desde la semana pasada, a raíz de acusaciones hechas por antiguas concursantes.
La actriz Annarella Bono y la modelo Hannelly Quintero revelaron que ciertas mujeres gozaron de beneficios por vincularse conel empresario Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez, reconocido chavista y ex presidente de la petrolera estatal PDVSA. Salazar se encuentra preso desde diciembre de 2017, tras ser acusado de lavado de dinero. Bono dijo que algunas reinas de belleza habían sido “enchufadas”, refiriéndose a que habían aprovechado su cercanía con quienes tenían altos cargos. Quintero, por su parte, publicó en su cuenta de Instagram una imagen de un supuesto acto de la “Fundación Diego Salazar”, dedicada al cuidado de la infancia, en la que aparecían Stefanía Fernández y Vanessa Goncalves, ganadoras en los años 2008 y 2010, respectivamente. La imagen la acompañó con el siguiente mensaje: “Repartían a los más necesitados y a ellas les llenaban la cuenta en dólares sacados del desangre de PDVSA”. Asimismo, Quintero reveló que las modelos que tenían cierta cercanía con Salazar, recibían regalos de parte del ex empresario, como autos o departamentos. Otra involucrada en el escándalo es Claudia Suárez, una ex modelo que representó a Venezuela en el concurso Miss Mundo 2007. Según un reportaje de El País, Suárez abrió una cuenta en la Banca Privada de Andorra en 2009 para depositar un millón de dólares y, al detallar su transacción, la modelo reconoció que tenía “una relación comercial” con las compañías High Rise y Red Bouquet, empresas que en aquel tiempo eran dirigidas por Diego Salazar. El diario español aseguró que intentó contactarse con Suárez, pero no obtuvo respuesta alguna. Actualmente, la fiscalía de Venezuela se encuentra indagando los truculentos movimientos de la empresa PDVSA.

Acerca de